This page is also available in: English (Inglés)

¡Qué año ha sido 2020! Como padre, uno de los momentos más desgarradores para mí en estos últimos meses ha sido ver a mis hijos tratando de entender el hecho de que los adultos no tienen idea de lo que va a pasar. Y no me refiero a 5 o 10 años en el futuro, quiero decir lo que va a pasar en 6 semanas. Permíteme corregir eso, lo que va a pasar en dos semanas. Olvídalo. Quiero decir, este fin de semana.

Por supuesto, siempre supimos que sólo tenemos hoy, y el mañana es incierto. Pero nunca ha estado tan presente. Mis hijos me preguntan qué haremos en septiembre. Yo digo, “No lo sé”. Y vuelven a preguntar. Hasta que digo: “En realidad no lo sabemos” porque nadie lo sabe.

Lo que sea que se desarrolle será complejo (refiriéndose al marco de Cynefin). Nuestra vida se ha vuelto volátil, incierta. Llena de complejidad y ambiguedad.

¿Por qué autogestión ahora?

Ya sabemos que las estructuras centralizadas de arriba hacia abajo no funcionan bien frente a la complejidad y la incertidumbre. Una estructura centralizada carecerá de resiliencia cuando el centro falle. Es ajeno a la información de la periferia. Una estructura de arriba hacia abajo no puede adaptarse tan fácilmente, al igual que un grupo de escaladores todos atados en conjunto. Uno cae, todos caemos. Ahí es donde necesitamos una autogestión descentralizada. En lugar de atarnos a todos juntos a una cuerda, formamos grupos y cada uno de nosotros forma parte de varios equipos de cuerdas. En lugar de esperar una autoridad externa, los equipos de cuerdas pueden formarse según lo necesiten. ¡Una red de relaciones resiliente e interdependiente!

Muchos de nosotros hemos estado leyendo mucho sobre estadísticas e infecciones, pruebas y síntomas tempranos. Todos dependemos de información de alta calidad. Es por eso que la información tiene que ser gratuita y global, tener acceso a la información en todas partes.

Al mismo tiempo, la toma de decisiones ya se ha trasladado a un nivel más local. Por ejemplo, los distritos escolares toman decisiones con mucho impacto, y esas regulaciones difieren de una ciudad a otra. Si bien la variedad de soluciones crea confusión, lo que es cierto es esto: los acuerdos locales tienen que responder a la condición local. Es lo único que tiene sentido.

Dado que las cosas son tan complejas en este momento, ya no hay tiempo ahora para respuestas simples. La frase que más ha generado ansiedad recientemente es, “¿por qué no simplemente…?”. ¡Porque no hay “simplemente”! ¡Es difícil operar en este lío interdependiente y enredado! Si eres nuevo en el tema de la complejidad, aquí tienes una presentación sencilla sobre las habilidades de VUCA que recomiendo altamente.

La sociocracia es una herramienta que ayuda a navegar la complejidad porque está descentralizada. No necesitamos que el gran jefe nos entregue soluciones simples. No puedes redactar una estrategia perfecta de 5 años en este momento e implementarla de arriba hacia abajo. Eso no tendría sentido. En lugar de eso, es hora de ser consiente en todos los diferentes lugares y sentir nuestro camino hacia adelante, comprobando continuamente “¿Está funcionando esto? ¿Qué pasa cuando hago esto? ¿O esto?” No es sólo una mejor manera. Se está convirtiendo en la única manera manejable en este momento: muchas decisiones en muchos lugares, pasos incrementales y aprender de la experiencia, haciendo conjeturas sobre lo que podría estar pasando. La gobernanza descentralizada como la sociocracia lo permite, como una red flexible que absorbe una onda de choque más fácilmente.

Autoempatía

Lamentablemente, durante los últimos meses, mis hijos mayores han estado en diferentes etapas y expresiones de crisis de salud mental. Cuanto más preocupado me encontraba, menos energía tenía. No era sólo yo. El tono de algunos de mis vecinos se puso más áspero. El trabajo de la gente se volvió más descuidado. Surgieron conflictos que podrían haberse suavizado.

Y me di cuenta: Así es la vida cuando todos están un poco más —o mucho más— bajo tensión de lo habitual.

Personalmente no creo que la tensión disminuirá pronto. Después del COVID-19, no hay una utopía feliz. Claro, habrá baile de nuevo en algún momento. Pero los problemas sistémicos y las tensiones no desaparecen. Piensa en el clima. Piensa en la desigualdad. Piensa en la división.

Así que lo que viene no será más fácil. Más personas tendrán menos recursos internos y más tensión externa. Si no queremos desmoronarnos, tenemos que ganar nuestro juego. Al igual que la toma de decisiones no puede mantenerse centralizada, la empatía y el cuidado emocional deben ser accesibles de una manera descentralizada. Con las necesidades subiendo, el modelo de “Tengo un problema, pero sólo hablaré con mi terapeuta al respecto” se agotará bastante rápido.

Uno de mis hijos aprendió habilidades de DBT y CBT en recuperación, y wow, ella se está convirtiendo en un gran recurso para mí, acompañamiento a través de algunos momentos difíciles.

Uno de mis hijos aprendió prácticas de mindfulness y en su clase de primer grado, y es un gran recurso para todos nosotros. Cuando estoy enfadado, me dice que me detenga, tome un respiro y luego imagine el olor de las palomitas de maíz. Funciona. ¡Y es local, aquí en mi cocina, gratis!

Este es el momento de aprender Comunicación No Violenta, Aceptación y Compromiso, Escucha Reflexiva, Círculos Restauradores, Prácticas de mindfulness, sea lo que sea, lo necesitaremos. Todo. No se trata de encontrar la herramienta perfecta. Ahora es el momento de poner esas herramientas en manos de la gente de todas partes. Compartirlas. Planificar, prototipar y poner a disposición. Para que puedan ser vividos y utilizados localmente. Si mi hijo de 7 años puede ser un recurso, ¡tú también puedes!

Propósito

Me parece que lo que me mantiene en funcionamiento en este momento no es la esperanza. Es un propósito.

Ha habido muchas mañanas en las que me preguntaba cuál era el punto de levantarme de la cama. ¿Quién sabría siquiera si me presenté? Lo que se vuelve más importante ahora es cómo nos conectamos con nosotros mismos y con lo que nos importa. A veces pienso que es todo lo que tenemos. Ahora que el ruido de la vida ordinaria se ha ido, y las distracciones entretenidas se han ido, eso es lo que queda: La gente que amamos, las causas que nos importan.

De esa manera, la crisis del tiempo y el modo de crisis se sienten clarificadores. Entre todas las tareas que vienen con tener una familia y compromisos, quiero tener todo mi tiempo disponible dedicado a un trabajo significativo en el contexto de relaciones significativas. Porque de lo contrario, me quedo sin energía. Dejo todo lo que realmente no quiero hacer. Corté todo lo que no está avanzando. Las reuniones de mierda siempre han sido una pérdida de tiempo, pero ahora son insoportables.

Aquellos que se ven obligados a asistir a una pésima reunión encuentran una manera de configurar una pantalla junto a la cámara de zoom, por lo que parece que están comprometidos mientras que realmente, están jugando Minecraft.

Se habla mucho de cómo los lugares de trabajo se han vuelto más receptivos a las personas que tienen necesidades reales. El niño que entra en la llamada de zoom, el perro enfermo, preocupaciones por la salud de los padres – las personas siempre han tenido una vida además de la fachada profesional en el trabajo. Pero ahora ya no puedes ignorarlo. Está en nuestra cara, y es muy poco realista ignorarlo.

A largo plazo, espero que valdrá la pena tratar bien a los empleados, y el comando y el control pasen de largo. Temporalmente, este cambio podría ser devorado porque muchas personas están desesperadas por tener un ingreso. Pero no es un cambio que pueda ser ignorado a largo plazo.

Así que cuando nuestro trabajo y algunos otros lugares son nuestros únicos puntos de conexión humana, será mejor que valga la pena. La persona con la que estás en una reunión hoy podría tenerte como punto de contacto humano hoy. Somos nosotros. Somos nosotros, juntos y el uno para el otro.

Nada es nuevo. Y sin embargo, todo es nuevo. La incertidumbre y la complejidad me parecían abstractas el año pasado. Ahora es el día a día.

La gobernanza descentralizada como la sociocracia ya no es una opción demasiado idealista. De la misma manera, los lugares de trabajo atentos que satisfacen nuestra necesidad de conexiones significativas no serán agradables solo por ahora, y el trabajo significativoya no es más un objetivo demasiado elevado. Esto es real ahora. Y es hora de presentarse a eso.

Por Ted Rau.